¿Nueva terapia contra el cáncer?
Escrito por Redacción Matematicalia   
lunes, 30 de mayo de 2005
Image

¿NUEVA TERAPIA CONTRA EL CANCER? Dos trabajos recientes del físico teórico A. Brú, profesor del Departamento de Matemática Aplicada de la Universidad Complutense de Madrid, y su equipo (Pinning of tumoral growth by enhancement of the immune response, Phys. Rev. Lett. 92, 238101 (2004), y (Regulation of neutrophilia by granulocyte colony-stimulating factor: a new cancer therapy that reversed a case of terminal hepatocellular carcinoma, J. Clin. Res. (2005); 8: 9-13) han tenido una extraordinaria repercusión mediática, porque se ha interpretado que fruto de esta investigación ha resultado un nuevo y eficaz tratamiento del cáncer.

Su teoría se basa en que la proliferación de células tiene lugar mayoritariamente en la superficie del tumor y las células recién nacidas tienden a difundirse a lo largo de la superficie de contacto (interfaz) con los tejidos sanos. Parece ser que en las concavidades o rugosidades de esta interfaz tumoral, al haber más espacio libre, las células consiguen un mejor abastecimiento de nutrientes y oxígeno, lo que facilita su progresión a través del tejido sano. Por lo tanto, conviene potenciar una respuesta inmunológica que, dicho de una manera coloquial, alise esa superficie y reduzca al mínimo el espacio libre, a fin de evitar la reproducción de las células cancerosas. Brú y su equipo han hecho experimentos con ratas, determinando y calculando los exponentes de rugosidad local y global de las superficies tumorales. Esta dinámica o difusión superficial está regulada por la ecuación en derivadas parciales de cuarto orden

Image

donde h(x,t) denota la posición de la interfaz, F es una fuerza constante y η(x,t) es el ruido térmico.

Image

En la foto aparece el investigador explicando sus resultados en una pizarra llena de fórmulas matemáticas. Y eso es precisamente lo que más ha trascendido en la opinión pública, que un físico teórico ha curado un cáncer de hígado, en estado muy avanzado (hepatocarcinoma en fase terminal), en una persona de 56 años de edad, con un tratamiento muy bueno porque está basado en una formulación matemática complicada. Quizás se han creado falsas expectativas. Desbordado por las llamadas que ha recibido de pacientes que sufren esta enfermedad, el propio A. Brú ha tenido que aclarar que el tratamiento propuesto se halla en fase experimental, que se precisa una experimentación mucho más amplia para validarlo y que no existe un protocolo de tratamiento aplicable de forma generalizada. Demos, pues, tiempo a que estos investigadores continúen con sus trabajos y esperemos a que los ensayos clínicos confirmen la bondad de esta nueva terapia anticáncer.

Más información: http://www.terapia-cancer.org.