2007, Año Polar Internacional
Escrito por Redacción Matematicalia   
viernes, 16 de marzo de 2007
Image

ARRANCA EL AÑO POLAR INTERNACIONAL. El pasado 1 de marzo fue inaugurado el Año Polar Internacional (IPY), impulsado por la Organización Meteorológica Mundial –un organismo de las Naciones Unidas– y el Consejo Internacional para la Ciencia (ICSU). Este proyecto, que será llevado a cabo entre 2007 y 2009, tiene por finalidad estudiar los cambios que se han producido en los polos en los últimos años, para poder predecir las futuras modificaciones del clima en todo el planeta. Es el cuarto Año Polar Internacional de la Historia y, por primera vez, España forma parte del conjunto de países participantes. Como no podía ser de otra manera, las matemáticas también están presentes en las actividades del Año Polar.

228 PROYECTOS CIENTÍFICOS EN 2 AÑOS

El IPY reúne en París a miles de expertos en diversos campos de la ciencia, procedentes de más de 60 países. Tras una serie de conferencias que tendrán lugar en esta ciudad, se iniciarán 228 proyectos científicos, que serán desarrollados a lo largo de 2 años. El objetivo de estas investigaciones es analizar los cambios medioambientales y sociales en los polos; así, con estos datos se pretende elaborar estimaciones acerca de las futuras consecuencias de estas modificaciones en el clima de la Tierra.

La primera edición del Año Polar Internacional tuvo lugar entre 1882 y 1883. Desde entonces, con una periodicidad de unos cincuenta años, han tenido lugar otros tres. El actual está enfocado en cinco direcciones:

  • Calentamiento del Ártico

    Image

    Arco de hielo
    [© BAS]

    Superficies que antes estaban heladas y, por tanto, eran blancas y reflejaban la luz del sol se han derretido. Esto ha provocado un aumento de las temperaturas más acusado que en otras regiones. Los climatólogos temen que esta fusión interfiera en las corrientes marinas que regulan el clima mundial.

  • Biodiversidad en peligro

    Una de las grandes prioridades es la supervivencia de las especies que habitan los polos, afectadas por el cambio climático, en algunos casos hasta el punto de ver comprometida su propia existencia. Esta es, por ejemplo, la situación del oso polar, cuyo futuro es uno de los más inciertos.

  • Vida submarina

    Varios ecosistemas que habían permanecido vírgenes hasta ahora han quedado al descubierto, a causa de la fusión de varias placas de hielo junto a la Antártida. Está previsto estudiar a fondo a los moluscos, crustáceos, etc. que hasta ahora habían vivido protegidos bajo estos sólidos escudos.

  • Elevación del nivel del mar

    El deterioro de los grandes glaciares supone un grave problema, ya que provocará un aumento en el nivel del mar que, hacia el año 2100, podría ser de entre 18 y 59 centímetros, según un informe entregado hace un mes. Sin embargo, estos datos podrían no ser del todo precisos, dado el desconocimiento que existe acerca del cambio en la velocidad del descenso de los glaciares.

  • Pueblos polares

    Una parte minoritaria de los proyectos desarrollados en el Año Polar está dedicada al estudio antropológico de las poblaciones inuit que habitan las regiones árticas.

MATEMÁTICAS EN LOS POLOS

Image

Osos polares
[© U.S. Fish & Wildlife Service]

Las actividades del IPY proporcionarán numerosas oportunidades para la investigación interdisciplinar, con notable presencia matemática. A modo de ejemplo citaremos el proyecto Estudios del Ecosistema Marino Antártico (AMES, por sus siglas en inglés), liderado por el científico noruego Svein Iversen y en el que participan investigadores de 12 países europeos y americanos. El proyecto pretende estudiar la biomasa y capacidad de producción de grandes ecosistemas marinos, centrándose particularmente en la distribución geográfica y en la abundancia de krill, plancton y necton antárticos, y considerando una combinación de factores tales como la interacción entre los ciclos vitales de las especies, la circulación oceánica, los sistemas frontales, el cubrimiento marino por placas de hielo, las reservas alimenticias y la concentración de predadores vertebrados (peces, aves y mamíferos marinos). El estudio de la distribución espacial y la interacción depredador-presa entre distintas poblaciones; el análisis del estado del ecosistema marino antártico, y la medida de la dirección y alcance de cambios futuros en dicho estado; la dinámica poblacional de especies clave y recursos pelágicos; o la identificación y estimación del número y otras componentes poblacionales de las distintas especies mediante métodos acústicos, son tareas que requerirán de la colaboración entre especialistas muy diversos, tales como ingenieros de sonido, ingenieros informáticos, taxonomistas, fisiologistas, ecologistas, biólogos y matemáticos.

Más información: