Hallado el 44 número primo de Mersenne más grande
Escrito por Redacción Matematicalia   
jueves, 30 de noviembre de 2006
Image

Curtis Cooper (i)
y Steven Boone

HALLADO EL 44 NÚMERO PRIMO DE MERSENNE MÁS GRANDE. El pasado 4 de septiembre, un equipo de la Central Missouri State University (CMSU), en Estados Unidos, rompió su propio récord descubriendo el mayor número primo conocido hasta la fecha. Consta de 9.808.358 dígitos, pero puede escribirse como 232 582 657-1.

Image

Marin Mersenne

Sin embargo, desafortunadamente el número hallado no es lo bastante largo como para que sus descubridores obtengan la recompensa de 100.000 dólares ofrecida por la Electronic Frontier Foundation a quien encuentre el primer número primo con diez millones de dígitos. Una vez más, se han quedado a las puertas de recibir esta gratificación.

Hace escasamente un año el mismo equipo, dirigido por los profesores Curtis Cooper y Steven Boone e integrado en el proyecto GIMPS (Great Internet Mersenne Prime Search), encontró el primo más grande conocido hasta entonces [ver noticia]. Al igual que en este caso se trataba de un primo de Mersenne, esto es, el número se podía escribir en la forma 2p-1, donde p es también primo.

Nuevamente, el descubrimiento ha sido verificado de forma independiente por Tony Reix de Bull, S.A. en Grenoble, Francia usando las 16 CPUs Itanium2 a 1.5 GHz de un Bull NovaScale 6160 HPC, donde corrió el programa Glucas del granadino Guillermo Ballester Valor. En esta ocasión la comprobación ha tardado seis días.

No son estos los únicos récords obtenidos por el proyecto GIMPS. Recordemos que en febrero de 2005, Martin Nowak descubrió el mayor número primo que se conocía hasta el momento: 225 964 951-1 [ver noticia]. Con diez récords de números primos en total y cinco encontrados en menos de tres años, GIMPS atraviesa una etapa excepcional.

Cooper y Boone no hubieran podido realizar este descubrimiento solos. En reconocimiento a la contribución de los coordinadores del proyecto y a sus decenas de miles de colaboradores voluntarios, el crédito oficial de este último descubrimiento irá a: “Cooper, Boone, Woltman, Kurowski, et al”.

Más información: http://www.mersenne.org.