Yo, robot
Escrito por Redacción Matematicalia   
jueves, 27 de abril de 2006
Imagemp-7.pdf [248 KB]

YO, ROBOT. Desde la obra teatral de Capek Rossum's Universal Robot (1921), donde máquinas humanoides trabajaban sin descanso para liberar a sus creadores humanos de las tareas más duras, la idea -alimentada por la industria cinematográfica- de los robots como herramientas de posibilidades ilimitadas ha excitado nuestras mentes y dado lugar a una nueva tecnología de gran especialización.

Los robots fijos, consistentes en un brazo mecánico programable con varias articulaciones, autónomo o parcialmente teleoperado, son capaces de tareas muy complejas y precisas, tales como el montaje de circuitos y motores, la soldadura y pintura de coches, la manipulación de elementos radiactivos en plantas nucleares e, incluso, las intervenciones quirúrgicas. Por otra parte, los robots móviles se han concebido con la intención de obtener máquinas capaces de operar en regiones remotas o peligrosas: el Spirit y el Opportunity son ejemplos de vehículos autónomos utilizados en la exploración de Marte que, entre otros logros, han permitido comprobar la existencia de agua en el planeta rojo.

Un tipo de robots móviles con los que se pretende imitar la apariencia y autonomía de los seres vivos, los denominados biomiméticos o biomorfos, reciben mucha atención por razones que oscilan desde la búsqueda y comprensión de formas más eficientes de locomoción hasta la obtención de prótesis para diversas partes del cuerpo humano, pasando por el interés meramente comercial de la producción de juguetes o los simples usos publicitarios. Ahora bien, la fabricación de un robot que camina implica desafíos no sólo en cuestiones de hardware e implementación de algoritmos, sino también en la concepción razonable del método de control que define el movimiento del sistema. En estos momentos la tecnología está muy por delante del trabajo conceptual necesario para el diseño inteligente de sistemas robóticos, que en muchos casos se construyen a partir de heurísticas y conceptos matemáticos sencillos. Es necesario un esfuerzo interdisciplinar para producir robots eficientes capaces de imitar a los seres vivos. En este empeño se sitúa una parte de la investigación en robótica actual, que necesariamente ha de recurrir a técnicas matemáticas más avanzadas como son la teoría de sistemas dinámicos y la teoría matemática del control.

Más información:

[Imagen cortesía de K. McIsaac, J. Ostrowski, J. Cortés y S. Martínez]