Editorial
Escrito por Manuel de León Rodríguez   
jueves, 02 de noviembre de 2006
Un congreso para la historia de las Matemáticas españolas

Recibido: martes, 31 octubre 2006




Un Congreso para la historia de las matemáticas españolas

 

 

Aunque el encabezado de este breve editorial pudiera parecer pretencioso, no me cabe ninguna duda de que las matemáticas españolas han cubierto una etapa que sólo podría calificarse de histórica. Un Congreso Internacional de Matemáticos es el evento más importante en el colectivo matemático internacional, con una tradición que supera ya un siglo y que por primera vez teníamos la fortuna de organizar en España.

 

Este ICM2006, que de por sí coloca a nuestro país en una lista privilegiada, ha sido además un ICM muy especial. El alto nivel científico, la calidad de los premiados con las medallas Fields y los premios Nevanlinna y Gauss, la espectacularidad de la sede y de la ceremonia inaugural, la cantidad y calidad de los eventos culturales en su entorno, y la inusitada atención mediática suscitada lo ha convertido seguramente en un referente para el futuro.

 

Quisiera centrarme aquí en lo que respecta a la difusión del congreso en sí, porque a fin de cuentas, este medio en el que el lector lee este texto tiene una clara vocación de aproximar las matemáticas no sólo a los matemáticos, sino a la sociedad en general y, especialmente, a los más jóvenes, tarea de alta prioridad en estos momentos.

 

Un ICM es una ocasión especial para conseguir la atención de los medios de comunicación. Primero, porque hay una tradición detrás que se remonta a 1897. Segundo, porque es la única disciplina cuyos practicantes se reúnen cada cuatro años como si de una cita olímpica se tratase. Tercero, porque va acompañada de la entrega de los galardones más relevantes para los matemáticos. La pregunta era: ¿cómo aprovechar estas interesantes historias para atraer esa atención?

 

Un momento de la ceremonia de apertura del ICM2006. De pie, Manuel de León; en la mesa, de izquierda a derecha: Alberto Ruiz Gallardón, Mercedes Cabrera, Esperanza Aguirre, Juan Carlos I, John Ball, Phillip Griffiths [Fotografía cedida por Borja Fotógrafos].

 

 

No diré aquí que el “affaire” Perelman no ayudó a este propósito, porque sería faltar a la verdad, pero sí quisiera desvelar las razones últimas del éxito. En el ICM2006 de Madrid se contó desde un año antes con un gabinete de prensa liderado por dos excelentes y conocidos profesionales como Ignacio Fernández Bayo y Mónica G. Salomone. Hemos trabajado con este gabinete mano a mano, editando cada semana un boletín que contaba el Congreso y sus matemáticas e interioridades, señalando las citas importantes que podían atraer la atención de los medios (incluida la Asamblea General de la Unión Matemática Internacional en Santiago de Compostela), invitando a los medios más importantes españoles y extranjeros a la ceremonia inaugural. Y el milagro ocurrió: durante casi dos semanas las matemáticas fueron el tema del día (y por los testimonios que me van llegando, en todo el mundo). En la playa, en el campo, en las ciudades españolas, se hablaba de ese mundo extraño y tan lejano para la ciudadanía como las matemáticas. Y esta disciplina se contaba como algo útil e imprescindible para la sociedad. Debo decir, con mucho orgullo, que el ICM2006 Madrid ha conseguido que nos miren con otros ojos; como gente especial a veces, sí, pero muy importante para todos.

 

Y ahora, ¿qué? Debemos aprender la lección. Un método eficaz para llegar a la sociedad, tal y como manifesté en mi discurso en la ceremonia de clausura, son los propios medios de comunicación. A veces lo que escriben nos parecerá exagerado, o matemáticamente poco correcto, pero si trabajamos con ellos esas incorrecciones irán desapareciendo, y nuestro mensaje llegará a quien debe llegar y de la manera más adecuada. Muchos estamos preocupados por el descenso de vocaciones y por el fracaso escolar en matemáticas (no sólo en la escuela, también en nuestras universidades). Nuestra tarea es conseguir nuevas vocaciones (llegando a los más jóvenes) y un mayor aprecio de la disciplina (llegando a los adultos). Sigamos en la línea emprendida en este Congreso.

 

 

Manuel de León

Presidente del ICM2006 Madrid

Presidente del Comité Español de Matemáticas (CeMAT)

Académico Correspondiente de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales

Profesor de Investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)

Vocal de Ciencias Experimentales de la Comisión Asesora de Evaluación y Prospectiva del Ministerio de Educación y Ciencia

Vocal de la Comisión de Área de Ciencias y Tecnologías Físicas del CSIC

Miembro del Standing Committee for Physics and Engineering Sciences (PESC) de la European Science Foundation y de su Core Group

Vocal del Comité Ejecutivo de la IMU para el periodo 2007-2010